viernes, 25 de julio de 2014

Como mantener a flote las fotos en Instagram

Instagram es una de las redes sociales que cobra auge cada día con mayor ímpetu, subir una o varias fotos, colocar etiquetas y comenzar a ver como decenas de usuarios tocan el corazón de la imagen para decir que les gusta llena de orgullo a quien publica las fotos y a la vez le inspiran a seguir subiendo material gráfico sin embargo el éxito de una foto en instagram tiende a ser fugaz y a desvanecerse tan rápido como apareció.

Con millones de fotos etiquetadas con miles de etiquetas al día no toma mucho tiempo para que nuestra prima dona ya no figure en los primeros puestos de los listados y en cuestión a veces de minutos vemos como ya no recibe ningún punto positivo.

Puede ser frustrante ver como se desvanece el éxito y a veces resulta difícil encontrar una estrategia para
Como posicionar imágenes en Instagram
darle brillo y "revivir" nuestra foto consentida para recibir más visitas y más corazones.

La solución a esta situación no es tan difícil como parece, basta seguir unos simples consejos:

1- No agotar todas las etiquetas en la primera publicación
En Instagram suelen incluirse cinco, diez, veinte y hasta más etiquetas cuando se publica la foto, esto puede resultar útil en un primer momento pero agota los recursos para lograr mantener la foto a flote por más tiempo, lo ideal es publicar con 5 a 10 hashtags y reservar el resto para la segunda parte de la estrategia que entrará en juego cuando ya no se reciban más likes y queramos reflotar la imagen a su popularidad inicial.

2- Escribir comentarios con etiquetas en nuestras fotos
Cuando publicamos comentarios con etiquetas en las fotos de otros usuarios Instagram no incluye la foto comentada en los listados de búsqueda de tales etiquetas sin embargo cuando añadimos comentarios con etiquetas a nuestras propias fotos automáticamente las mismas comienzan a salir en los listados de búsqueda de esos nuevos hashtags, por lo tanto si disponemos de 20, 30 o 40 palabras clave para usar como etiquetas lo mejor es usar las 5 o 10 más fuertes en la primera publicación y reservar el resto para comentarios posteriores que permitirán mantener a flote la imagen, el número de etiquetas a incluir en cada comentario así como la frecuencia entre cada comentario (diario, semanal, etc) dependerá de la dinámica propia de cada foto en cada cuenta.

Finalmente para lograr mantener una foto presente en Instagram es válido usar la publicidad cruzada con otras redes sociales como Twitter.

3- Crea un tweet con el url de la foto en Instagram 
Y un corto comentario con no más de tres etiquetas (recordemos que en twitter 2 son suficientes); luego publica periódicamente el tweet a intervalos diarios, interdiarios o semanales (todo depende de la dinámica y número de seguidores de tu cuenta), estos tweets generarán tráfico hacia tu foto en Instagram y por ende hacia tu cuenta.

Con estas tres simples estrategias verás que tus fotos se mantendrán recibiendo Likes por mucho más tiempo en Instagram.

miércoles, 2 de julio de 2014

Cambiar de correo electrónico, una acción más compleja de lo que parece

Hace 10 o 15 años tener un correo electrónico era una novedad, pocas personas tenían acceso a internet, menos aún poseían una cuenta de correo y en general era más una curiosidad que una necesidad, con el devenir del tiempo, la evolución de internet, el acceso masivo a los recursos informáticos y la implementación de las tecnologías de internet (como el correo electrónico y el cloud computing) tener un correo electrónico pasó de ser un lujo a una necesidad.

Millones de personas cada día inician sus cuentas de correo en distintos servicios (de pago algunos, gratuitos la mayoría) y comienzan a asociar acceso a cuentas, contraseñas, bancos y un sin fin de operaciones rutinarias en la web con una cuenta de correo electrónico en particular; hasta aquí nada parece extraño ni digno de análisis pero ... ¿qué pasa cuando cambiamos nuestra cuenta de correo electrónico?

Bien sea porque abrimos nuestra propia web y queremos un correo con mayor identidad corporativa o porque un proveedor de servicios no cumple con nuestras necesidades o un tercero ofrece mayor calidad en sus servicios es posible que en algún momento queramos cambiar (si no o hemos hecho ya) nuestro proveedor de correo electrónico y, por tanto, nuestra dirección de e-mail; la operación en inicio no parece compleja pero en realidad si no se tienen en cuenta ciertos detalles podríamos vernos ante una serie de problemas de comunicación que consumirán mucho de nuestro tiempo para resolver, a fin de evitar estos problemas podemos seguir algunos consejos cuando decidamos cambiar de correo electrónico.

1- No cerrar la cuenta anterior de inmediato
Parece algo obvio pero muchos usuarios al abrir una nueva cuenta de correo electrónico cierran la cuenta
Cambiando de proveedor de correo electrónico
anterior, grave error dado que al cambiar el correo automáticamente no cambiarán todos los servicios que podamos tener vinculados a la misma (y que en muchos casos ni recordamos), el problema se presentará cuando intentemos recibir comunicaciones de esos servicios o recuperar contraseñas que llegan a ese e-mail, al haberlo cerrado simplemente hemos cerrado el canal de comunicación.

Para evitar estos inconvenientes es razonable mantener la cuenta previa abierta por al menos un año a fin de migrar progresivamente en todos nuestros perfiles (redes sociales, bancos, listas de contacto, servicios contratados como teléfono o TV por cable) nuestro correo electrónico; sólo cuando estemos seguros de que ya todos nuestros servicios clave están actualizados con nuestra nueva dirección de email podremos cerrar la cuenta anterior.

Mientras esto ocurre es necesario tomar previsiones para no ahogarnos con montones de correos que ahora llegan no a una sino a dos (o más) cuentas de correo.

2- Configurar un redirect
Siempre que sea posible es buena idea instalar un redirect que reenvíe los correos de la cuenta vieja a la nueva así no será necesario estar consultando dos cuentas de correo por separado, todo se centraliza en la nueva cuenta que recibirá los correos dirigidos a ella así como los redirigidos desde la cuenta anterior.

3- Configurar una autorespuesta
Podríamos pasar horas avisándole a todos nuestros contactos que hemos cambiado la dirección de email y aún así alguien se quedará por fuera, una manera sencilla (y casi automática) de avisarle a nuestros contactos, clientes, proveedores y relacionados que hemos cambiado nuestra dirección de correo electrónico es configurando una autorespuesta en el correo que vamos a cerrar, dejando esta autorespuesta configurada por un lapso prudencial de tiempo (12 meses ese un buen plazo) cada vez que alguien escriba a nuestra dirección anterior recibirá la autorespuesta notificándole que ya no trabajamos con esa cuenta, el mensaje podría ser algo como:

"Gracias por contactarme, tu información ha sido recibida sin embargo es importante que sepas que ya pronto no usaré más esta cuenta de correo electrónico por lo que te pido actualices mi dirección
Cambiando nuestro correo electrónico sin problemas
con esta cuenta de email: nuevacuenta@proveedor.com para que podamos seguir en contacto por correo electrónico"

La autorespuesta nos permitirá informarle a TODOS (incluso aquellas personas con quienes no intercambiamos muchos correos) que estamos en proceso de cerrar nuestra cuenta dándoles así la oportunidad de actualizar nuestra información en sus contactos.

4- Actualizar todos los servicios donde se pide como requisito de nuestro perfil un correo electrónico
Cada día más los servicios públicos como electricidad, TV por cable, teléfono, internet e incluso bancos piden a sus usuarios una dirección de e-mail para comunicarse con ellos, enviarle notificaciones e incluso facturas y notificaciones de cobro; cuando vamos a cambiar nuestra dirección de correo es importante tomarnos un tiempo para actualizar en la página web de cada uno de estos servicios nuestra dirección de correo electrónico dado que podría darse el caso de que una factura, por ejemplo, fuese enviada a nuestra vieja cuenta de correo (la cual ya hemos cerrado) y nosotros nunca nos enteremos, aún así el proveedor habrá cumplido con la obligación de notificarnos (a la dirección que nosotros mismos le dimos alguna vez) y al no haber respuesta el servicio facturado puede ser interrumpido, todo esto simplemente por no haber actualizado los datos.

5- Hacer un respaldo de todos nuestros correos
Parece obvio pero muchos no lo hacen y al cerrar la cuenta pierden información de correos importantes que tenían almacenados en la cuenta anterior, cuando nos dispongamos a migrar de un proveedor de correo electrónico a otro es fundamental hacer un respaldo de todos nuestros correos importantes y bajarlo a local de manera que a posteriori podamos importarlo a la nueva cuenta o consultarlo con un manejador de correo electrónico local como Outlook Express o Apple Mail.

Con estos cinco sencillos pasos será menos probable que tengamos problemas cuando decidamos iniciar el proceso de cambiar de proveedor de e-mail ¿qué otros consejos crees sería útil implementar?